Saltar la navegación

La glándula tiroides

La glándula tiroides produce la hormona tiroxina, un aminoácido combinado con cuatro átomos de yodo. Esta glándula se encuentra bajo la influencia de su hormona estimulante (TSH) secretada por la hipófisis.

La glándula tiroides tiene forma de mariposa y está ubicada en la parte anterior del cuello, por delante de la tráquea.

Segrega tres hormonas: la calcitonina, la tiroxina y la triyodotironina.

Calcitonina: Su principal función es regular el nivel de calcio en la sangre (calcemia). Se libera cuando aumentan los niveles de calcio y favorece el depósito de este ion en los huesos.

Tiroxina o tetrayodotironina (T4) y triyodotironina (T3): Derivan del aminoácido tirosina y son las únicas sustancias yodadas importantes para el organismo. Intervienen en el crecimiento y, además, aceleran el metabolismo de las células. En consecuencia, producen un incremento del calor corporal. Esta función es crucial para la adaptación de los animales y de los bebés humanos a los cambios de la temperatura ambiental.

Las paratiroides son cuatro pequeñas glándulas ubicadas sobre la tiroides. Todas secretan una única hormona, la para-thormona. Esta, al igual que la calcitonina, interviene en la regulación de la calcemia pero con un efecto opuesto: estimula la liberación del calcio depositado en los huesos y promueve su absorción en el intestino y los riñones.

El tiroides, bajo la influencia de su hormona estimulante (TSH) secretada por la hipófisis, produce la hormona tiroxina, que es un aminoácido combinado con cuatro átomos de yodo.

La tiroxina (o, más bien, su producto metabólico, la triyodotironina) acelera la tasa de respiración celular. En algunos animales desempeña también un papel central en la regulación de la temperatura. La glándula tiroides también secreta la hormona calcitonina en respuesta a niveles crecientes de calcio. La acción principal de la calcitonina es inhibir la liberación del ion calcio por parte de los huesos.

Nótense los cuatro átomos de yodo en su estructura. La triyodotironina difiere de la tiroxina en que tiene menos átomos de yodo en el anillo que lleva el OH. Dado que se necesita yodo para la tiroxina, éste es un componente esencial de la dieta humana. Cuando el yodo está presente en el suelo, está disponible en pequeñas cantidades en el agua potable y en las plantas. En muchos países, la sal de mesa habitualmente es yodada artificialmente.

000webhost logo